Un grupo de estudiantes de Baja California diseñaron un dispositivo, en forma de pulsera, que puede medir los niveles de glucosa en la piel, sin necesidad de extraer sangre.

El proyecto fue una colaboración entre el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE) y el Centro de Nanociencias y Nanotecnología (Cnyn) de la UNAM.

Es un glucómetro en sí, mide la concentración de glucosa que está en la piel. Esa concentración de la piel es exactamente la misma de la sangre. Por medio de un método químico, se extrae la glucosa, se aplica un potencial entre dos electrodos durante tres minutos y luego, ya que se extrae la glucosa de la piel, se hace una medición química también.

El medidor se controla a través de una aplicación de smartphone, en donde el usuario puede observar sus niveles de glucosa y compartir los resultados con otras personas.

El dispositivo ostenta un margen de error mínimo, similar al de los glucómetros tradicionales, con la diferencia de que se programa para que realice mediciones periódicas al paciente. Además, almacena los datos obtenidos para llevar un registro en la app del celular, en donde se despliega la información.

El proyecto de Tejeda Rodríguez, David Shimomoto Sánchez e Iván Antonio Peralta Mendoza, logró el Premio Santander a la Innovación Empresarial 2016.  Actualmente el plan de negocios comprueba la factibilidad del proyecto, sin embargo el dispositivo todavía no está listo para ser comercializado; no obstante, los desarrolladores esperan afinar el prototipo y lanzarlo en un futuro cercano.

En 2015 había 11 millones de mexicanos con diabetes y se prevén 300 mil nuevos casos al año, según datos de la Federación Internacional de Diabetes.

pulsera glucosa