¿Cómo el caso Huawei afecta a todo el mundo de la tecnología?

Hoy por la mañana, ARM anunció que estaba rompiendo relaciones con Huawei, con el fin de “cumplir con

Hoy por la mañana, ARM anunció que estaba rompiendo relaciones con Huawei, con el fin de “cumplir con todas las últimas regulaciones establecidas por el gobierno de los Estados Unidos”. Es una verdadera catástrofe para el negocio de los dispositivos de Huawei, ya que detiene su acceso a los diseños de chips actuales y futuros y se ve afectado por interrupciones similares de Google y Microsoft. Huawei está en un gran problema y todavía no tenemos una idea clara de qué es lo que va a suceder.

“Expertos” en seguridad han estado advirtiendo sobre Huawei durante un tiempo, pero es en las últimas semana que esas advertencias han escalado hasta convertirse en un bloqueo comercial total por parte de los socios estadounidenses de la compañía. Hasta el momento no ha habido una explicación completa de por qué el gobierno de Trump cree que Huawei es una amenaza, en gran parte se dice que es debido a los intereses de la seguridad nacional, pero muchas de las pruebas siguen siendo secretas. Pero, vale analizar exactamente de dónde vienen las preocupaciones y a dónde podrían ir a partir de aquí.

LA PREOCUPACIONES REALES Y SERIAS SON SOBRE EL HECHO DE QUE HUAWEI PROVEA EQUIPOS PARA LA RED CELULAR 5G

La primera ola de preocupaciones sobre Huawei tuvo más que ver con las torres de telefonía celular que con los teléfonos celulares. Huawei es uno de los principales proveedores de infraestructura de red (básicamente, el hardware al que se conecta el teléfono), junto con Ericsson y Qualcomm. Mientras los operadores corrían para construir redes 5G, los legisladores norteamericanos se apresuraron a mantener el hardware Huawei fuera de lo que sea que se estuviera construyendo. Nunca hubo alguna evidencia concreta de que existieran puertas traseras en las torres de celulares de Huawei. Pero en caso de que hubiera un canal desde la sede central de Huawei en China hasta las torres de telefonía móvil en EE.UU., habría un fuerte riesgo de que las agencias de vigilancia chinas lo utilizaran para introducir malware en la red, ya sea con la ayuda de Huawei o haciéndolo por ellas mismas. Según las agencias de inteligencia, el riesgo es demasiado grande.

Eso puede no parecer justo, pero es al menos una respuesta lógica a una preocupación real. Las redes celulares son un blanco muy tentador para el espionaje, y China tiene un largo historial en este tipo de espionaje.

EL BLOQUEO POR PARTE DE GOOGLE Y OTRAS COMPAÑÍAS HACIA HUAWEI PARECE SER MÁS UN MOVIMIENTO COMERCIAL QUE UN ASUNTO DE SEGURIDAD

Lo que ha ocurrido durante los días recientes va más allá y carece un poco de sentido. La orden dictada por el gobierno de Trump prohíbe a las empresas estadounidenses hacer negocios con Huawei, lo que dio lugar a que Google y una serie de otras empresas cortaran los vínculos. Pero esa regla tiene que ver con lo que las empresas estadounidenses venden, no con lo que compran.

Es difícil ver que esa decisión proteja los intereses de la seguridad nacional. La revocación de la licencia de Android a Huawei no tiene tanta importancia, ni siquiera el acceso de Huawei a los diseños de chips ARM. El bloque comercial a los dispositivos de Huawei se ha convertido en un daño colateral en la lucha por la red 5G.

Al recurrir apresuradamente a poderes de emergencia, la Casa Blanca ha evitado en gran medida argumentar públicamente por qué era necesaria la inclusión de Huawei en la lista negra, una medida que ya está causando daños políticos. Aún así, la explicación más simple es que Huawei se ha comportado demasiado mal ante los ojos del gobierno norteamericano para que se pueda confiar en él después de años de supuestas violaciones de la propiedad intelectual y robo de secretos comerciales.

Pero si ese fuera el problema, esto podría establecer un estándar preocupante para otras compañías chinas en el futuro, particularmente dado el amplio alcance de la orden ejecutiva. Tenía sentido apuntar a la prohibición de la infraestructura de Huawei, ya que era la única empresa china que podía construir una red adecuada para los Estados Unidos. Pero si la preocupación es el comportamiento depredador de las empresas chinas, hay muchas otras compañías que podrían ser expuestas. Muchos de los suministros que ciertas compañías le proveen a Huawei también son vendidos a otras compañías chinas, por poner un ejemplo el Corning Glass que se envía a Huawei también se envía a Xiaomi; el mismo procesador Intel del MateBook también se encuentra en muchas computadoras Lenovo. La pregunta es hasta dónde quiere llegar Trump y cómo responderá China.

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.